slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3

Siona

 

UBICACIÓN

Los Siona viven en el sur de Colombia, en el departamento del Putumayo, que limita al norte con los departamentos de Nariño, Cauca y Caquetá, y  al sur con el departamento del Amazonas y las repúblicas de Perú y Ecuador. Sus asentamientos esenciales se encuentran a orillas de los ríos Putumayo, Piñuña Blanco y Cuehembí, en el municipio de Puerto Asís y Puerto Leguízamo, en la frontera con Ecuador. Los principales resguardos son Buena Vista y Santa Cruz, en un área de 13.127 hectáreas.

 

POBLACIÓN

Se reportan 1.829 personas que se autoreconocen como pertenecientes al pueblo Siona (DANE: 2005), de las cuales el 51,6% son hombres (943 personas) y el 48,4% mujeres (886 personas).  En el departamento de Putumayo habita el 89,1% de la población (1.630). Le sigue La Guajira, con el 2,8% (51 personas), y Bogotá con el 2,1% (39 personas). Estos dos departamentos y la capital, según el censo, concentran el 94% poblacional.

Los Siona se refieren a si mismos como gantëya bain “la gente del rio Caña Brava” y a su idioma como em gantëya coca “El habla del río Caña Brava”. Este idioma ha sido clasificado como Tucano Occidental que incorpora los idiomas de otros pueblos de la zona.

 

ORGANIZACIÓN

Tradicionalmente, los Siona se han organizado en clanes: los Yaiguaje, gente del jaguar, Maniguaje, gente de la mojarra; Piaguaje, gente del ají; Ocoguaje, gente del agua; Payoguaje, gente del mono maicero y Amoguaje, gente del armadillo. No obstante, hoy en día la familia nuclear es la célula de su organización social y el cabildo sustenta la organización política. El cabildo está conformado por el gobernador, alcalde mayor, secretario, tesorero y alguaciles.  A través del cabildo el pueblo Siona mantiene vínculos con las instituciones.

Los cabildos se agrupan en la Asociación de Cabildos Indígenas del Pueblo Siona (ACIPS). Los cabildos Siona hacen parte de la Organización Zonal Indígena del Putumayo (OZIP), que a su vez se integra en la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC),  la Organización de Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (OPIAC) y la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA).

 

COSMOVISIÓN

La cosmovisión Siona desarrolla un modo de vida de convivencia con los seres de la tierra airu (animales, plantas, aire, agua, viento y los dueños y guardianes de los lugares sagrados). Airu es el hábitat natural, el lugar del cual obtienen todos los elementos esenciales para garantizar su subsistencia y desarrollo cultural. Algunas de sus palabras ejemplifican su cosmovisión:

“El territorio para nuestro pueblo representa toda la vida y es la madre naturaleza, madre tierra ya que aquí se “cría” y desarrolla la planta sagrada del Yagé, esta planta es la mejor escuela y la mejor medicina que se puede tener donde se concentra la sabiduría de nuestro pueblo. Sin territorio no se puede sobrevivir, de él depende la producción de la cultura y sobrevivir físicamente.”

“El yagé es nuestra planta sagrada. Es el rey de los vegetales y la madre de todas las plantas medicinales. El yagé es un regalo de Dios y con él aprendemos nuestra sabiduría, conocemos las plantas medicinales y los remedios de la naturaleza. Con el yagé hacemos el diagnóstico de muchas enfermedades y con el yagé podemos curar o encontrar la cura de muchas de ellas."

“Para nosotros, el ser humano no es solo carne, sangre y huesos. También tenemos sentimientos, recuerdos, pensamientos y espiritualidad. Sin embargo, la medicina occidental sólo mira al cuerpo, mientras que los médicos indígenas tratamos de mirar a la persona entera y, aún más, a las relaciones con los demás, con la naturaleza y con el mundo espiritual.”

“En la medida en que podamos recuperar nuestros territorios y formas de vida, nos comprometemos a cuidar, conservar y reforestar nuestras selvas con yagé y otras plantas medicinales. Es obligación de todo médico y aprendiz cultivar y conservar el yagé y las plantas medicinales” (UMIYAC, 2000).

 

PRINCIPALES RIESGOS

Hoy en día los Siona están en alto riesgo de desaparición como pueblo. Así lo reconoce el Auto 004 de 2009 de la Corte Constitucional de Colombia, en donde se expone que los pueblos indígenas son afectados de forma diferencial por el desplazamiento forzado. Sumado a ello, se encuentran las circunstancias que históricamente el pueblo Siona ha vivido para lograr la protección de sus territorios, con lo cual hoy son más claros los procesos de pérdida de su cultura, disminución demográfica, desnutrición, pobreza, contaminación y detrimento del medio ambiente, invasión de territorios sagrados, entre otros.

 

Conflicto armado

La guerrilla empezó a tener presencia en las comunidades Siona a finales de la década de los 80's.  En un primer momento ocasionó el reclutamiento de buena parte de la juventud, que ingresó a las filas guererilleras, sin tener ideas claras sobre su nuevo rol, motivada por necesidades económicas y por ausencia de espacios de capacitación y de trabajo. Debilitó la organización interna de las comunidades al convertirse en la autoridad efectiva de la zona. Por procesos generados en las comunidades y por iniciativa de los taitas y los mayores se ha logrado disminuir su intromisión en las comunidades, aunque subsisten los problemas de reclutamiento y de conflicto que azotan a toda la región.

Los paramilitares no han tenido presencia directa en las comunidades, pero éstas se ven afectadas por la presencia que tienen en la región de Puerto Asís, principalmente, impidiendo los desplazamientos a los centros de comercio, causando estados de alerta y desconfianza permanente.

 

Narcotráfico

El narcotráfico no sólo esta afectando el patrimonio natural Siona, sino también su patrimonio cultural. En su gran mayoría los cultivos de coca son de propiedad de los colonos que han invadido los territorios indígenas encareciendo la vida, afectando los procesos productivos tradicionales, las formas de intercambio, transformando el uso del suelo y colocando en riesgo los derechos territoriales. Además, y como consecuencia de las fumigaciones aéreas con glifosato, se contaminan el suelo y las aguas, perjudicando la salud de estas poblaciones, la biodiversidad, las plantas medicinales que han utilizado ancestralmente, y se destruyen sus huertos que contienen los cultivos para su consumo poniendo en riesgo su seguridad alimentaria.

 

Megaproyectos

En el marco de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA), existe una oferta de desarrollo e integración en el eje del Amazonas, acoplando grandes proyectos extractivos. Concretamente dentro del apartado de infraestructura vial, existe la actuación sobre la navegabilidad del río Putumayo y la rehabilitación de la red de terminales fluviales en la Amazonia,  con una inversión de US$15,0 millones.

De todos los grandes proyectos, el Plan IIRSA es el del mayor incidencia sobre los territorios  étnicos. Se afectará al menos un trayecto de 1.200 kilómetros en territorios indígenas, de los 1.500 navegables en el país. Entre Puerto Asís y el poblado de Tarapacá (en límites con Brasil), el río bordea los resguardos Siona de Buenavista, Piñuña Blanco, El Hacha y El Tablero,  además de repercutir sobre otras zonas terrestres y fluviales de las comunidades Inga, Uitoto y Tikuna, entre otros.

El Ministerio de Transporte considera que los alcances del proyecto para el mejoramiento del canal navegable incluyen obras de encauzamiento (cierre de brazos, remoción de raudales, protección de orillas, programas de revegetalización y reforestación y algunos dragados), y el mantenimiento del canal (señalización, balizaje, destronque, limpieza y dragados de relimpia, y mantenimiento y monitoreo de obras de encauzamiento y del canal navegable). Esto significará la remoción de sedimentos y la alteración de la dinámica ictiológica, una de las fuentes alimentarias de las comunidades ribereñas.

Básicamente, este megaproyecto trata de abrir un corredor intermodal de salida al Pacifico para los productos  provenientes del  Amazonas y, en definitiva, fomentar el comercio entre los paises que confluyen en la zona.

 

Petróleo y Minería

Desde la década de los 60's, las explotaciones realizadas por la compañía petrolera noteamericamericana Texas Petroleum Company en el rio Orito, ubicadas en territorio Siona, generaron la llegada masiva de población mestiza empleada como mano de obra, así como la construcción de numerosos proyectos de infraestructura. Los cambios generados por estos hechos en toda la región, especialmente la fuerte amenaza frente a la posesión de sus tierras, obligó a muchas familias Siona a desplazarse.

Actualmente, se quiere aprovechar la potencialidad minera en el área de influencia del corredor del eje Amazonico (IIRSA), tanto por los mayores hallazgos existentes en materia de hidrocarburos y gas natural,  como en los inmensos yacimientos auríferos y de cobre, plomo y cinc que tienen un depósito importante en Mocoa.

Las actividades de exploracion que se llevan a cabo dentro de los resguardos y territorios ancestrales del  pueblo Siona suponen una gran amenza. La multinacional Española Repsol, en contrato con  Ecopetrol (Colombia) y con soporte de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), explora los bloques petroleros de Alera, Paltanillo, Put 9 y Put 5, afectando los resguardos  de Buenavista, Santa Cruz de Pinuña Blanco, Vegas de Santa Ana, Las Minas (Cabildo) y Puerto Caicedo. 

Otra multinacional con presencia en los territorios Siona es la colombo-canadiense Pacific Rubiales que tiene la adjudicación de exploración de bloque Put 9 desde el 2010 y pretende una inminente expansión a otros bloques aledaños donde ya existe producción.

 

Agrocombustibles y otros

Dentro del Eje Amazónico de la IIRSA, se fomentan como alternativas económicas los productos mineros y las cadenas productivas en aceite de palma y maderas, con la degradación ambiental asociada a estos proyectos de carácter intensivo sobre la tierra.

Así mismo, aprovechando la riqueza hídrica de la región, las áreas de bosques, parques naturales y reservas forestales y otros ecosistemas no boscosos, el ecoturismo de masas ve una oportunidad de explotación amplia debido al mejoramiento del transporte fluvial de grandes dimensiones.  

 

LUCHAS Y RESISTENCIAS

En el año 2009, el pueblo Siona fue reconocido por la Corte Constitucional en el Auto 004 de 2009, proferido en seguimiento a la sentencia T– 025 de 2004, como un pueblo indígena en riesgo de extinción física y cultural. Así, esta sentencia fuerza a que se fortalezcan los esfuerzos institucionales para su protección, así como los procesos organizativos dentro de todas las comunidades según su plan de vida, y que están encaminados a la construcción de un Plan de Salvaguarda que garantice la pervivencia de este pueblo. 

En el año 2002, en el marco del Convenio Fondo Plante – SECAB, comunidades indígenas Siona de los municipios de Puertos Asís y Puerto Leguízamo, con la colaboración de la  Universidad del Cauca, avanzaron en la consolidación del Plan de Vida del pueblo Siona: Ga'ntëya bain, el cual  establece líneas de trabajo para el fortalecimiento de la comunidad, a partir de los cuales se han desarrollado diversos proyectos tendientes al fortalecimiento cultural y al desarrollo sostenible.
El pueblo Siona ha participado en las acciones y luchas colectivas de la OZIP y, junto con otras comunidades indígenas y otros sectores sociales, en los paros cívicos del Putumayo.

 

FUENTES CONSULTADAS

Centro de Cooperación al Indígena (CECOIN): La tierra contra la muerte. Conflictos territoriales de los pueblos indígenas en Colombia. Colombia, 2008

Corte Constitucional de Colombia: Auto 004 de 2009

Ministerio de Cultura de Colombia: Caracterización del pueblo Siona

Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG): Repsol YPF en Colombia. En la guerra contra los indígenas y bajo la sombra paramilitar. Estado español, 2006

UMIYAC: El pensamiento de los mayores. Colombia, 2000

Wheeler, Alvaro: Gätenya Bain. El pueblo Siona del río Putumayo. Tomo I. Colombia,1987

 

Páginas web

Mapa Interactivo Impactos Eje Amazonas – IIRSA

Organización Zonal Indígena del Putumayo - OZIP

Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC