slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3

SOS: Grave situación de violación a los derechos a la vida contra los procesos de Liberación de la Madre Tierra en el Cauca

CRIC, 10 de julio de 2017.- Consejo Regional indígena del Cauca CRIC y el Programa Defensa de la Vida y DDHH,  lanzamos un SOS sobre la situación de violación de los derechos de vida (Derechos Humanos) en los territorios ancestrales del pueblo kokonuko específicamente en el sitio de Aguas Tibias Resguardo Ancestral de Kokonuko, en el territorio ancestral de Cofradía, la situación presentada con militares en el Territorio de la Laguna Siberia, a los Liberadores del Guanabano Corinto en las  fincas Miraflores, Quebrada seca, Garcia Arriba y Garcia Abajo, Vista Hermosas, las pirámides y emperatriz.

180 familias del Pueblo Arhuaco serían desalojadas en Pueblo Bello, Cesar

Contagio Radio, 12 de julio de 2017.- Por lo menos 180 familias del Pueblo Arhuaco que habitan la Sierra Nevada de Santa Marta, enfrentan hoy una amenaza de un tercer desalojo por parte del ESMAD en la plaza central del municipio de Pueblo Bello en el departamento del Cesar. Además de los integrantes del Pueblo Arhuaco otras familias campesinas, en su mayoría desplazados, también serían desalojados.

Sierra Nevada de Santa Marta amenazada por 348 títulos mineros

Contagio Radio, 9 de mayo de 2017.- Hace unos días se alertaba sobre el alto nivel de deshielo de la Sierra Nevada de Santa Marta, sin embargo, este no es el único riesgo para uno de los ecosistemas más importantes de Colombia. Las comunidades indígenas denuncian que existen cerca de 160 minas que estarían afectando 332 fuentes hídricas incluida la Ciénaga Grande de Santa Marta.

Convocatoria: XV Congreso del Consejo Regional Indígena del Cauca -CRIC-

CRIC,2 junio 2017.- La Consejería Mayor del CRIC, CONVOCAMOS a todas las Autoridades Tradicionales, los Pueblos Indígenas (Nasas, Misak, Kokonukos, Yanaconas, Totoroez, Eperaras-Siapiraras, Polindaras, Kisgueños, Ambalo e Ingas), las Asociaciones de Cabildos e  invitamos a los  Consejos Regionales Indígenas del país, Organización Nacional Indígena de Colombia ONIC, Organizaciones Sociales y Cooperantes amigas del Proceso Político Indígena del Cauca a participar del XV Congreso del Consejo Regional Indígena del Cauca –CRIC-, a realizarse en el Territorio Ancestral Pueblo Yanacona, Rioblanco Sotará, Cauca del 25 al 30 de junio del presente año.

“La Unidad en Defensa del Territorio, la Vida y la Autonomía de los pueblos indígenas”

Coyuntura

Por Oto Higuita.- El reciente paro nacional agrario de la Cumbre Nacional Agraria y la Minga Indígena, tras dos semanas de protestas, bloqueos de vías, movilizaciones, acciones políticas y culturales en 100 puntos de la geografía nacional, con mayor énfasis y fuerza en el departamento del Cauca, deja un balance positivo que hay que acompañar y hacerle seguimiento para que no se apague la chispita de luz que alimenta la esperanza del cambio en Colombia. Ante todo, fue el resultado de la resistencia indígena, campesina, afro y popular que puso de nuevo una alta cuota de sacrificio humano: tres guardias indígenas asesinados, Willington Quibarecama Nequirucama, Gersaín Cerón y Marco Aurelio Díaz; más de un centenar de heridos y varios judicializados. El movimiento tiene su antecedente inmediato en el paro nacional agrario del 2013, que movilizó a los sectores representados en la Cumbre Nacional Agraria, convirtiendo el paro en una protesta que se extendió por casi todo el país, incluida la movilización en algunas de las principales ciudades. Este paro presentó un pliego que fue acogido inicialmente por el gobierno de Juan Manuel Santos, que luego fue poco a poco diluyendo y evadiendo su compromiso reunión, tras reunión, con la Mesa Única de negociación. En resumen, el Estado, por medio del gobierno central, incumple a la Cumbre el pliego de 8 puntos que presentó. Salvo algunas pequeñas concesiones, en más de un 80% el gobierno incumplió. Pésima señal, que comprueba lo que ya sabe de sobra el movimiento popular colombiano: el incumplimiento por parte del Estado (negocia el gobierno a nombre del Estado) de lo que se acuerda en la mesa de negociación.

Por Equipo de Redacción El Colectivo.- El 16 de diciembre de 1991 fueron masacrados 21 indígenas de la etnia Nasa, en el municipio de Caloto, Cauca. Dicho acontecimiento fue perpetrado por la Policía Nacional de Colombia. Solo hasta 1995, y luego de varias demandas incluso en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Estado admitió su culpa y firmó un acuerdo con los indígenas del Cauca en el que se comprometía a entregarles más de 14 mil hectáreas de tierra. Hasta ahora les han entregado algunas (según el Diario El Espectador del 15 de diciembre de 2001 faltaban 1.760). El problema es que las tierras entregadas, en su mayoría, no son, según los indígenas, aptas para la agricultura. Según la cartilla de la ACIN, titulada “Seguimos en minga por la liberación de la Madre Tierra”, de las 193.370 hectáreas que habitan las comunidades indígenas Nasa en el Norte del Cauca, solo un 12% son aptas para la producción pecuaria y de alimentos, el resto son de vocación forestal (la mayoría) o constituyen zonas de páramo. Además, no hay forma de ampliar la frontera agrícola debido a que son zonas de conservación para la producción de agua. En septiembre de 2005, los indígenas entraron a la Hacienda La Emperatriz con el fin de recuperarla, es decir, liberarla. El argumento esgrimido entonces era y sigue siendo el siguiente: “Para nosotros la tierra es la madre y contra ella se comete un crimen del que vienen todos los males y miserias".