slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3

Pueblo Awá del resguardo Tortugaña, Telembí exige a las FARC-EP acto público de reconocimiento, verdad, reconciliación y reparación por la masacre de 14 de sus miembros en febrero de 2009

ONIC, 17 de septiembre de 2016.- Ad portas de la firma del Acuerdo Final entre el Gobierno Nacional y las FARC – EP, el pueblo Awá y las víctimas directas de la comunidad Telembies del Resguardo Tortugaña Telembí siguen a la espera que la FARC – EP, les respondan una de las exigencias que hicieran en carta abierta el 14 de febrero pasado.

Liberadores de la Madre Tierra son agredidos por la fuerza pública en el Resguardo de Huellas (Cauca)

CRIC, 12 de septiembre de 2016.- El día de hoy 08 de septiembre del 2016 a las 4:30 PM en la comunidad El Chorrillo se encontraban HENRY PACUE MESTIZO y JOSE ANTOLINO TROCHEZ CUETIA trabajadores y comuneros de la comunidad antes mencionada, recogiendo el ganado del cabildo de Huellas, cuando se presentó la confrontación entre la fuerza pública y la comunidad que se encuentra en el ejercicio de la liberación de la madre tierra, en donde la policía, el ESMAT y el ejército disparo con arma de fuego por varias ocasiones a los liberadores, a causa de esto fueron impactados  los dos trabajadores y cuidadores del ganado del cabildo por el cruce de los disparos dejándolos gravemente heridos.

En respaldo al Pueblo Awá, en predio El Verde se desarrolla el Congreso Regional Macro Occidente de la ONIC

ONIC, 12 de septiembre de 2016.- Con la orientación espiritual de médicos tradicionales de varios pueblos y a ritmo de música de marimba del pueblo Awá se armonizó la apertura del Congreso Macro Regional de Occidente ONIC, en el predio El Verde del Resguardo El Gran Sábalo, corregimiento el Diviso, Municipio de Barbacoas Nariño.

Coyuntura

Por Pilar Chato.- La última gota en colmar el vaso es el incumplimiento de los acuerdos entre este pueblo en riesgo de desaparición y el Gobierno de mayo de 2014, pero la pelea de esta comunidad indígena colombiana por defender sus derechos y su territorio data de la colonia. Sus tierras son demasiado ricas para mirar a otro lado. Es de madrugada. Colombia duerme a la espera de la celebración de los 206 años de su independencia de la colonia. Un grupo de indígenas U’wa ocupa la planta de gas natural de Gibraltar que Ecopetrol tiene al Norte de Santander y cierra la llave del gaseoducto, controlando la entrada y salida de personas. Llevan siete semanas avisando, cincuenta días de protesta en los que pedían al Gobierno que diese respuesta a los problemas de esta comunidad, cincuenta días avisando de la falta de voluntad política para cumplir unos acuerdos de hace dos años, cuando los problemas con esta misma petrolera les llevaron a protestar masivamente. Los U'wa querían que el Gobierno se presentará en el territorio y cumpliera con los acuerdos de mayo y junio de 2014. Pero no lo ha hecho. Sus demandas plantean la recuperación y el control de los territorios donde se encuentra la planta hasta que se cumplan estos acuerdos. Responsabilizan al Gobierno de cualquier acción de represión que se produzca ante su de protesta y hacen un llamado a la Fiscalía y las organizaciones nacionales e internacionales a que hagan un seguimiento de lo que ocurre. “Los pueblos que no luchan y exigen la protección de sus derechos colectivos como pueblos ancestrales y milenarios tienden a desparecer sin dejar huella a futuras generaciones”, reza el comunicado emitido este miércoles por los U’wa que llevan desde la colonia peleando contra quienes quieres explotar la riqueza de sus territorios. Si hace 400 años fue el oro, desde los años 80 del pasado siglo la gran amenaza es el petróleo.

Por Cumbre Agraria.- En el actual escenario de paz la esperanza de miles de colombianos por vivir tranquilos empieza a cosechar sus frutos, en el marco de la firma final de los acuerdos de Paz en la Habana Cuba; sin embargo, vemos con asombro, preocupación y total rechazo las recientes declaraciones del señor presidente Juan Manuel Santos, cuando afirma: “Y ahora vamos a ver -porque eso es parte natural de este proceso- más movilizaciones y protestas sociales, porque ya no va a ser en las selvas a punta de bala, sino por las vías democráticas como se solucionen las diferencias de nuestra sociedad”  seguido de: “Se requieren personas de temple, personas fuertes, personas con nervios de acero, pero con el corazón ardiente por el amor a su institución y a su Patria para cumplir bien ese indispensable deber de preservar el orden público en todas las zonas y territorios del país. Un trabajo importantísimo, un trabajo muchas veces ingrato”. Dicho pronunciamiento en referencia al ESMAD -Escuadrón Móvil Antidisturbios- obvia los hechos acaecidos desde la creación de esta división de la policía, que la han posicionado como uno de los cuerpos de la fuerza pública con más violaciones a los derechos humanos registradas en los últimos años; es una entidad que funge como aparato estatal que -ahora con licencia para infringir y vulnerar los derechos humanos con la doctrina militar y el nuevo código de policía que- actúa en contravía de los procesos sociales y populares, alejando cada vez más la esperanza de alcanzar un verdadero escenario de armonía, reconciliación y paz para todos los pueblos y comunidades que habitan el territorio nacional, con el agravante que mientras se persigue al movimiento social aumentan y se fortalecen los paramilitares y bandas criminales sin mayor atención por parte del gobierno.