slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3

Embera Chamí

Somos embera. Venimos de la naturaleza, somos hijos de agua, del okendo, de nuestra madre tierra, por eso la defendemos.

Somos pueblos indígenas con historia y cultura propia, somos del territorio, de la naturaleza, tenemos gobiernos propios, lengua propia y tradiciones ancestrales, nos alimentamos de la selva, de la montaña y de lo que cultivamos, somos verdaderos y auténticos embera.

I Congreso Nacional del Pueblo Embera, octubre de 2006

 

UBICACIÓN

En su mayoría los Embera Chamí se ubican sobre el río San Juan, en los municipios de Pueblo Rico y Mistrató (departamento de Risaralda). Un segundo núcleo se encuentra cerca de los ríos Garrapatas y San Quininí, en los municipios de Dovio y Bolívar (departamento del Valle del Cauca) y en el Resguardo de Cristianía, municipios de Jardín y Andes (departamento de Antioquia). También hay asentamientos en Quindío, Caldas, Valle del Cauca y Caquetá.

 

POBLACIÓN

Un total de 29.094 personas, según el censo del DANE de 2005. La mayor parte de la población se concentra en el departamento de Risaralda (55,1%, 16.023 personas), el departamento de Caldas (24,8%, 7.209 personas) y el de Antioquia (7,3%, 2.111 personas). Estos tres departamentos concentran el 87,1% de su población. Los Embera Chamí representan el 2,1% de la población indígena de Colombia. Por otro lado, la población chamí que habita en zonas urbanas corresponde al 27,6% (8.042 personas).

 

ORGANIZACIÓN

Se reconoce la figura del Cabildo como base de su organización política. Hay cabildos mayores y cabildos menores los cuales se reúnen en asambleas. Sin embargo, también se reconocen a las autoridades tradicionales como líderes que establecen formas de control social.

El pueblo Embera Chamí está representado por distintas organizaciones indígenas regionales, dependiendo de cuál sea su departamento de ubicación:

- Organización Indígena de Antioquia - OIA
- Organización Regional Indígena de Quíndio - ORIQUIN
- Asociación de Cabildos Indígenas del Chocó - OREWA
- Consejo Regional Indígena de Risaralda - CRIR
- Consejo Regional Indígena de Caldas - CRIDEC

 

COSMOVISIÓN

Los cuatro pueblos embera (katío, chamí, dóbida y eperara siapidara) conservan en la actualidad algunos de los rasgos que compartieron en tiempos prehispánicos y que les atribuyen características culturales semejantes y una fuerte base de identidad étnica común, como la lengua, tradición oral, cosmovisión, organización social y una nueva organización política a través de las organizaciones regionales (Ulloa, 2004).

En la cosmovisión embera se piensa que hay tres mundos: el de arriba (bajía), donde están Karagabí (la luna y padre de Jinopotabar) y Ba (el trueno); el de los humanos, que es la tierra (egoró), donde viven los Embera; y el de abajo (aremuko o chiapera), al cual se llega por el agua y es donde viven los Dojura, Tutruica, Jinopotabar y los antepasados y se originan los jaibaná (sabios tradicionales). Jinopotabar une todos los mundos y puede pasar de uno a otro con su trabajo, pues es cure, sabio, jaibaná. Este mundo tiene también tres partes, tres órdenes: el del monte; el de la tierra, donde viven los Embera en las orillas de los ríos; y el del agua; tres componentes que se equivalen y relacionan con los tres anteriores. Así, sus términos extremos, monte y río, son las vías de comunicación con el mundo de arriba y el de abajo, respectivamente. Por eso Jinopotabar va al monte cuando quiere ir a la luna que navega por el cielo en su canoa, y al río cuando quiere alcanzar el mundo de abajo. (Relato de una mujer embera, en Vasco Uribe: Los Embera-Chamí en guerra contra los cangrejos, 1990).

El equilibro entre estos mundos y los órdenes que están entre ellos generan la vida cotidiana chamí. Lo que pertenece al mundo de arriba debe bajar y lo que pertenece al de abajo debe subir, ascenso que representa un salir de entre la tierra. El agua es el elemento mediador entre los dos mundos, ya que se unen el movimiento de caer y salir, de aquí nace también la importancia de los ríos y la ubicación de las comunidades chamí cerca de ellos. Se relata que río arriba, en el nacimiento del agua, está la selva con toda su fuerza, con sitios peligrosos y temidos, y rio abajo está el lugar de los hombres en el cual se puede vivir (Vasco, 1990).

La llegada de un grupo a una nueva tierra y su permanencia en ella depende de la relación equilibrada con el medio. En este escenario, el jaibaná permite mantener ese equilibrio. La acción del jaibaná es denominada Kabai, término con el que se refieren a conocer y trabajar especialmente en la tierra. Un ritual propio para este escenario es la ceremonia de curar la tierra que se realiza con el propósito de alejar las plagas y los seres que pueden impedir las buenas cosechas. Karagabí, uno de los principales dioses para los embera chamí, es el que transmite y deposita gran parte de su conocimiento en el jaibaná.

 

PRINCIPALES RIESGOS

Conflicto armado

El pueblo embera chamí es uno de los 34 pueblos que el Auto 004 de 2009 de la Corte Constitucional declaró en riesgo de extinción física y cultural, a causa del conflicto armado interno y por las gravísimas violaciones a sus derechos fundamentales individuales y colectivos y del Derecho Internacional Humanitario. La presencia de actores armados legales e ilegales en territorio indígena, relacionada con actividades de narcotráfico, es el principal factor de riesgo para la supervivencia de los pueblos. Es la primera causa de desplazamiento forzado, ante la sucesión de masacres, asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, amenazas, señalamientos y confrontocacions armadas, entre otros.

En algunas regiones del país, el desplazamiento forzado también está ligado a los intereses comerciales en los recursos naturales de sus territorios. Son frecuentes las alianzas entre actores armados y sector privado, con la finalidad de generar actos de violencia que provoquen el desplazamiento indígena para la implementación de grandes proyectos económicos.

Respecto a la situación del pueblo embera chamí, existen diferencias según sea el departamento en el cual se ubican. Los casos más relevantes de desplazamiento forzado y violaciones de derechos humanos por el conflicto armado, o al menos los más documentados por parte de las organizaciones indígenas y la Corte Constitucional, se corresponden a la población chamí de los departamentos de Caldas y Risaralda.

Departamento de Caldas

El territorio de las comunidades embera chamí de Caldas es disputado por las FARC y las AUC por su posicionamiento estratégico, convirtiendo a las poblaciones indígenas en objetivo militar, a quienes violan el derecho a la vida e integridad personal continuamente (desaparición y retención de personas, torturas y homicidios selectivos, homicidios de líderes indígenas y desplazamiento forzado). El municipio de Ríosucio es un corredor estratégico para los grupos armados ilegales, ubicado entre Antioquia, Risaralda y Chocó; por ello todos los resguardos quedan en medio de la confrontación. Esto genera señalamientos que frecuentemente terminan en asesinatos, encarcelamiento injusto, y desplazamiento forzado, por ejemplo. Según los archivos del CRIDEC, en la última década paramilitares y guerrilla asesinaron aproximadamente 200 indígenas, entre líderes y miembros de la comunidad.

Ante la amenza de los grupos armados y del hostigamiento y persecución a los líderes indígenas, en el año 2002 la Corte Interamericana de Derechos Humanos decretó medidas cautelares a favor de 40 indígenas embera chamí de los resguardos y asentamientos del departamento de Caldas. Las medidas implementadas por el gobierno han demostrado ser ineficaces en la salvaguarda de sus derechos y libertades.  Adicionalmente, el Estado insiste en limitar su obligación a medidas materiales de protección individual desatendiendo las propuestas de las comunidades, de sus líderes y de las organizaciones peticionarias, dirigidas a fortalecer el ejercicio de la autoridad territorial ante las autoridades ordinarias, la desmilitarización de su territorio ancestral, el fortalecimiento de los mecanismos de alerta temprana, el respecto de su derecho a la consulta en la implementación de proyectos que afecten su territorio ancestral, entre otros (Informe “Situación de los derechos humanos del pueblo indígena Embera Chamí de Caldas”, 2010).

El CRIDEC denuncia que los ataques y persecuciones a líderes y organizaciones se vieron incrementados con la política de Seguridad Democrática promovida por el anterior gobierno de Álvaro Uribe. El grupo paramilitar Águilas Negras es responsable de numerosas amenazas e intimidaciones, así como del asesinato en octubre de 2008 de tres emberas chamí en Caldas. Las organizaciones indígenas vinculan estos hechos, así como el desplazamiento forzado y la militarización constante de sus territorios, a las concesiones que el gobierno está otorgando a empresas transnacionales mineras y energéticas para la explotación de recursos naturales (oro, carbón, agua) en sus territorios.

Departamento de Risaralda

El Auto 004 de la Corte Constitucional señala que, en Risaralda, el pueblo embera chamí se ha declarado en crisis humanitaria (ver Análisis focalizado de la situación de los pueblos indígenas, en anexos). En su territorio están presentes todos los actores armados, causando muertes, desapariciones, desplazados y amenzas, especialmente hacia los líderes indígenas. Según informaciones del CRIR, la mayoría de los líderes se encuentran amenazados, ya sea en forma directa o indirecta por grupos armados legales e ilegales, y varios dirigentes y autoridades indígenas ya han sido asesinados sin que hasta la fecha se haya podido aclarar el motivo final de los crímenes o los autores intelectuales de ellos, quedando todos ellos en la impunidad.

En medio del conflicto armado, los embera chamí denuncian, además de los descritos, los siguientes hechos: actividades de explotación maderera y minera por empresas multinacionales y por los grupos armados ilegales, combates en sus territoris y bombardeos, maltratos, señalamientos y posteriores desplazamientos, bloqueo de alimentos, reclutamiento forzado de jóvenes y niños, desconocimiento de las autoridades tradicionales, ocupación de instalaciones comunitarias y familiares.
 

Minería

Los cuatro grupos del pueblo embera, especialmente chamís y katíos, son los más amenazados por el avance de las empresas mineras en el país. Las concesiones a empreses transnacionales para la exploración y explotación de los recursos mineros (oro, plata,  molibdeno, cobre, etc.) se superponen en muchas ocasiones con las áreas delimitadas como resguardos. La presencia de estas empresas en territorio indígena van acompañadas de una fuerte militarización y de violaciones a sus derechos individuales y colectivos (derecho al territorio y al control sobre los recursos naturales, a la autonomía, a la consulta previa). De forma especial, las organizaciones indígenas han denunciado permanentemente el asedio de estas empresas y la violación del derecho a la consulta previa, mediante el cual se obliga al Estado a emprender un proceso de consulta con las comunidades afectadas ante la realización de cualquier tipo de proyecto en su territorio.

En la actualidad, el pueblo embera chamí se ve afectado por los siguientes grandes proyectos mineros:

- Proyecto Marmato, en el departamento de Caldas, de la canadiense Colombia Goldfields, para la extracción de oro a cielo abierto.

- Proyecto Quinchía, en el departamento de Risaralda, de la empresa Kedhada, filial de la surafricana Anglo Gold Ashanti.

 

FUENTES CONSULTADAS

Corte Constitucional de Colombia: Auto 004 de 2009

Anexos Auto 004: Situación del pueblo indígena embera-chamí ante el conflicto armado y el desplazamiento forzado

Informe Situación de los derechos humanos del pueblo indígena Embera Chamí de Caldas, elaborado en el marco de la campaña "Por el derecho a defender los derechos humanos en Colombia", 2010

I Congreso Nacional de Pueblo Embera, 2006

Ministerio de Cultura de Colombia: Caracterización del pueblo embera chamí

 

Páginas web

Organización Indígena de Antioquia - OIA

Asociación de Cabildos Indígenas del Chocó - OREWA

Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC

Luis Guillermo Vasco Uribe