slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3

Persiste la fiebre del oro en el Rio Palo, pero la comunidad insiste en defender a la Madre Tierra

CRIC, 4 de agosto de 2016.- Preocupado por la suerte de del Rio Palo, la comunidad del cabildo indígena nasa de Huellas, Caloto, nuevamente hizo recorrido sobre las laderas de la fuente hidria de este importante rio en el norte del Cauca.

Después del medio día el pasado martes 2 de agosto los Kiwe Theganas  (cuidador del territorio) acompañado por el gobernador y párate de la comunidad, visitaron el sito donde la minería ilegal viene desequilibrando la  madre tierra sobre le Rio Palo.

Cuenta el gobernador de Huellas, Caloto, que los mandatos comunitarios mencionan que en nuestros territorios está totalmente prohibida la minería legal o ilegal. También dice que como cabildo  indígena del resguardo  tienen unos convenios con una empresa de extracción de material de arrastre, al que solo se permite profundizar hasta 40 y 50 centímetros de profundidad.

La minería ilegal ha dejado vario socavones profundos donde se filtra el agua, haciendo que su recorrido natural sobre la fuente disminuya. Esta situación ya se ha convertido un problema de impacto ambiental, debido a que hay cantidades de socavones por donde el agua se absorbe y deja de correr sobre el caudal.  Por otro lado, contaminan el agua con los elementos tóxicos con el que extraen el oro, sin cuidado alguno y colocando en riesgo a lo que se benefician del caudal.

No es minería artesanal lo que se ve en este importante rio del norte del Cauca. Es una minería a mediana escala, donde la fiebre del oro persiste en matar la Madre Tierra, mientras tanto, la comunidad indígena nasa de Huellas insiste en que la minería no pude seguir destruyendo lo poco que nos queda en nuestro entorno natural.

Por otra parte, los foráneos que no saben de la Madre Tierra, han impulsa a destruirla, no solo contaminado el agua sino que también a algunas familias de la comunidad del Nilo. Pero está pocas familias no son contaminada con elementos químicos que utilizan para extraer el oro, sino que también les lavan el cerebro para  controversialmente  incitándolos en hacer minería y para que obren en contra del cabildo indígena.

A estas familias las autoridades indígenas  les había dado un plazo  hasta 31 de julio del 2016, para que abandonen esta práctica de saqueo a la Madre Tierra, situación que hasta el momento no se ha cumplió, mientras tanto la codicia y la fiebre del oro sigue creciendo.

Audio: Gobernador del Resguardo de Huellas-Caloto