slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3

Liberamos la madre tierra, porque no queremos que se muera la vida

CRIC, 5 de mayo de 2016.- Las liberaciones de la madre tierra en el norte del Cauca, se fortalecen con la fuerza que da la conciencia y el compromiso; mujeres, hombres, niños, niñas, mayores y mayores, cada vez más se arraigan,  al ombligo de la madre tierra.

El pasado lunes 2 de mayo, en la hacienda Miraflores en Corinto, las comunidades de este territorio se dieron cita para otra minga de liberación, esta vez para  liberar la madre tierra del monocultivo de la caña. Desde tempranas horas de la mañana los mayores, mayoras y la autoridad indígena del territorio ancestral de Corinto, fueron los primeros en iniciar el corte, motivando a los jóvenes a seguir su ejemplo en el trabajo de la minga.

La mañana estaba nublada, esto ayudo para que el calor no sofocara a los mingueros que por ser de la parte alta del territorio, los azota el clima cálido de la parte plana. Con el ánimo y la  alegría que caracteriza al pueblo Nasa se realizó el corte de caña. “Esta caña no sirve para producir azúcar, ni para sacar panela, porque contiene muchos químicos, pues la han sembrado para producir alcohol carburante”. mencionaban los mingueros mientas con sus machetes en alto derribaban la caña.

La guardia, permanecía atenta en los alrededores de la hacienda pues, muy cerca del corte se encontraba el ejército con las tanquetas. Cuando la fuerza pública intento ingresar al sitio donde se desarrollaba la minga, la guardia indígena intervino manifestando que la comunidad se encontraba de manera pacífica liberando la madre tierra del monocultivo de la caña de azúcar.

Descaradamente el ejército manifestó, que el corte de caña que realizaban los mingueros, estaba catalogado como delito de deforestación. Sin tener en cuenta la alta contaminación y el daño que causan los industriales a la madre tierra con el uso de los químicos.

Afortunadamente no se presentaron confrontaciones durante la minga, el corte de caña se realizó tranquilamente y  el trabajo rindió.  “La minga de corte de caña, tiene un significado especial para la comunidad, es liberar la madre tierra de los químicos que envenena y mata poco a Uma Kiwe. “Queremos ver esta tierra libre, que sea un espacio para sembrar comida plátano, yuca, maíz, frijol, frutales y árboles que produzcan agua y nos den sombra”. Menciono uno de los mingueros.

Después del trabajo en minga, la comunidad compartió el almuerzo comunitario y se reunió con la autoridad tradicional del territorio ancestral de Corinto, para analizar el camino de la liberación y  el fortalecimiento de los puntos de movilización.

El ánimo y el compromiso permanecen firmes entre los liberadores y liberadoras de la madre tierra, tienen claras las políticas económicas, militares y jurídicas que amenazan el territorio, como las concesiones mineras, la implementación de industrias en la zona plana, los monocultivos y las amenazas de  paramilitares y narcos, saben que  todas estas acciones responden a una  misma política  represiva, implementada desde diversas  estrategias. Frente a lo cual han manifestado que el único camino posible es la unidad de los pueblos para poner en libertad la madre tierra.

Tienen que entender que la tierra, además de ser nuestra madre es nuestra casa, por la tierra seguimos luchando. La seguimos defendiendo, la protegemos y la liberamos.

El rico ha conseguido lo que tiene a costa de nuestro trabajo, ellos han hecho  guerras para quitarnos la tierra, el agua, el oro, los árboles, las plantas medicinales y hasta el pensamiento como pueblos originarios. Son ellos los verdaderos invasores desde hace siglos ha venido arrebatándonos todo.

“Tenemos que seguirnos organizado, cuidarnos entre nosotros mismos, pues los ejércitos no cuidan a los pobres, antes nos atacan, ellos están cuidando las tierras y la plata de los ricos, están en la puerta de los bancos y en las empresas para que los ricos consigan más explotando a los pobres. Por los jóvenes todavía estamos  luchando los viejos y los jóvenes tendrán que seguir la lucha por ellos y pos sus hijos.  Así ha sido la lucha y así tendrá que mantenerse”.  Menciono el mayor Jeremías después de la minga.