slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3

La ONIC aclara a la opinión pública nacional e internacional el rol de la Guardia Indígena, como mecanismo de protección territorial

ONIC, 25 de febrero de 2016.- El Movimiento Indígena Colombiano representado en la ONIC en ningún momento ha manifestado su interés o disposición de custodiar, a través de la Guardia Indígena, las zonas de concentración de la FARC, ni el proceso de desarme y desmovilización de dicho grupo. Hemos expresado públicamente que, en coherencia con nuestros principios de vida y autonomía, no aceptamos la implementación de las zonas de concentración en nuestros territorios indígenas, porque desconocemos el impacto y las afectaciones que los mismos tendrán en nuestra autonomía, gobierno propio, identidad y pervivencia como Pueblos.

La Guardia Indígena es un mecanismo ancestral de los Pueblos Indígenas para la protección, control y armonía territorial. Históricamente ha jugado un papel fundamental para la protección y defensa de la vida y el territorio, por lo cual ha sido reconocida a nivel nacional e internacional como un agente de paz.

Reiteramos al Gobierno Nacional la necesidad de concertar una fecha para que antes de la suscripción de los acuerdos para la terminación del conflicto armado, la Comisión Indígena conformada por Autoridades Indígenas de la ONIC interlocute con las delegaciones de Gobierno y FARC en la mesa de diálogos de La Habana para concertar los principios, criterios, metodologías y propuestas requeridos, en aras de salvaguardar nuestros derechos colectivos en la implementación de los acuerdos pactados. En especial, planteamos dialogar respecto a las propuestas de las zonas de concentración o territorios de paz, las cuales serán discutidas próximamente en la mesa.

Asimismo, enfatizamos que la implementación de los acuerdos en los territorios indígenas no se puede realizar sin el debido consentimiento y consulta con las Comunidades y Pueblos Indígenas.

La Guardia Indígena Nacional, como agente de paz y en ejercicio de la autodeterminación como Pueblos Indígenas, puede actuar en el escenario del postconflicto para promover el restablecimiento de la armonía en nuestros territorios.