slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3

Comunicado del Observatorio ADPI: combates entre el Ejército y las FARC ponen en peligro la vida de los habitantes de Toribío, Cauca.

Observatorio ADPI, 26 de marzo de 2014.- En el marco de la Semana de la lucha por la autonomía y los derechos de los pueblos indígenas el Observatorio ADPI levanta su voz para denunciar los combates entre el Ejército colombiano y las FARC ocurridos, desde el pasado sábado 22 de marzo, en la zona rural y el casco urbano de Toribío, Cauca. Exigimos un alto al fuego inmediato, el cumplimiento del Derecho Internacional Humanitario por parte de los dos bandos enfrentados y el respeto a la autonomía de las comunidades indígenas para ejercer el control sobre sus territorios.

Antecedentes:

El conflicto armado colombiano ha afectado sistemáticamente a las comunidades indígenas nasas del norte del Cauca. Los permanentes hostigamientos y ataques contra los pueblos indígenas amenazan su existencia física y cultural, y vulneran su autonomía y sus derechos humanos individuales y colectivos.

Desde 2011, las comunidades indígenas que habitan los municipios de Toribío, Tacueyó, Jambaló y San Francisco han sido cobijadas por medidas de protección cautelar concedidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

No obstante, en lo que va corrido del 2014 han sido asesinados 7 compañeros indígenas por causas relacionadas con el conflicto armado.

Hechos:

-El Ejército y las FARC combaten desde el pasado 22 de marzo en la zona rural y el casco urbano del municipio de Toribío (Cauca).

-La confrontación más intensa ocurrió ayer, 25 de marzo, y tuvo una duración de 10 horas. Las acciones armadas comenzaron, desde la 5 de la mañana, en la vereda La Palma (sector norte alto de Toribío). Una hora después los combates se trasladaron al casco urbano donde las FARC atacaron con ráfagas de fusil la estación de Policía.

-En este momento la población civil se encuentra concentrada en los sitios de asamblea permanente ubicados en las veredas de El Manzano y La Mina con el objetivo de realizar, desde mañana 27 de marzo, un acto de control territorial para exigirle a los actores armados que se retiren de los territorios ancestrales y permitan que la Guardia Indígena cumpla con su labor.

-Hasta el momento no se han presentado víctimas ni heridos civiles. Sin embargo, 165 personas han sido desplazadas de sus territorios como consecuencia de los enfrentamientos: 130 de la vereda La Mina, 12 de La Bodega y 23 de Pueblo Viejo.

-Denunciamos, además, que la guerrilla ha amenazado a la población civil diciéndole que se prepare para 15 días de confrontación y que, en el caso que la Guardia Indígena intervenga, no responderán por las víctimas.

Exigimos:

-El respeto integral del Derecho Internacional Humanitario violado sistemáticamente por los actores armados -FARC y Fuerza Pública-. Esto incluye, dejar de utilizar las viviendas de la población civil como trincheras y escudos.

Al gobierno nacional:

-Acoger la propuesta de las autoridades indígenas de retirar el puesto de Policía ubicado en el área urbana del municipio de Toribio.

-Dar garantías a las Guardia Indígena para que cumpla con su función de controlar el territorio urbano y rural.

A la guerrilla de las FARC:

-Cesar los hostigamientos y amenazas que ponen en riesgo a la población civil.

-Retirarse del territorio y respetar la jurisdicción y autonomía indígena.

Reiteramos nuestra preocupación porque en medio de los diálogos para finalizar el conflicto armado que se adelantan entre el gobierno y la insurgencia, se sigan produciendo hechos de este tipo que claramente atentan contra cualquier voluntad de paz real y duradera en el país. Sin un respeto integral a la vida y autonomía de los pueblos indígenas en Colombia no habrá paz.

Invitamos a nuestras amigas y amigos de Cataluña, del Estado español y la comunidad internacional a que conozcan y hagan seguimiento a esta situación. A que hagamos llegar nuestras voces a las autoridades de Colombia y exijamos que se respeten a los pueblos indígenas y sus organizaciones, que día a día demuestran un ejemplo de dignidad en sus procesos de resistencia, defensa de la vida, el territorio y la paz.

Barcelona, 26 de marzo de 2014.