slideshow 1 slideshow 2 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3 slideshow 3

posconflicto

Ratificamos nuestro compromiso con la paz de Colombia, valorando positivamente el fin del conflicto armado y posicionándonos decididamente con el sí en el plebiscito

CRIC, 18 de agosto de 2016.- La consejería del CRIC, tomando como base el punto 6 de la junta directiva celebrada los días 26 y 27 de julio del presente año, ratifica su decisión de apoyar y participar activamente en la campaña por el SI al plebiscito, realizar pedagogía por la paz desde nuestra dinámica organizativa e insistir en una sesión con delegados de la mesa de la Habana en la María, Piendamó, territorio de convivencia, diálogo y negociación de la sociedad civil.

El Pueblo Indígena Awá-Unipa denuncia la pretensión de instalar zonas veredales transitorias en nuestros territorios ancestrales, y la ocupación por parte del ejército y las FARC del resguardo Inda Sabaleta, municipio de Tumaco

ONIC, 11 de agosto de 2016.- La Unidad Indígena del Pueblo Awá – UNIPA, hace un llamado al Gobierno Nacional en cabeza del Presidente Juan Manuel Santos y al secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia liderada por Timoleon Jiménez, para que esclarezcan los hechos que sucedieron el pasado 8 de agosto de 2016, dentro del Resguardo Indígena Awá de Inda Sabaleta, ubicado en el corregimiento de Llorente, municipio de Tumaco.

“No hay puente entre la justicia transicional y la indígena”: Feliciano Valencia

Por Edinson Bolaños.- Ad portas de que la Corte Suprema de Justicia defina la suerte del líder nasa condenado a 18 años de prisión por el delito de secuestro, desde su territorio habla de los interrogantes sobre la ley que debería aplicarse a los indígenas que se han enfilado en las Farc. Al líder indígena Feliciano Valencia Medina intentaron cortarle el pelo en la cárcel San Isidro de Popayán. Cuando estuvo detenido durante dos meses, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) quiso aplicarle la misma norma que cobija a los presos mestizos, como una forma de mantener la disciplina carcelaria, higiene, seguridad y prevención ante una probable fuga. Pero imperó la justicia indígena, que detuvo tal exabrupto para la cosmovisión de los nasas del norte del Cauca. No le cortaron el pelo y luego le permitieron purgar la pena en su territorio. El lunes pasado lo encontramos allá, en el resguardo Muchique Los Tigres, en Santander de Quilichao (Cauca), a donde fue trasladado en noviembre de 2015. Con su cabello intacto. Indio, largo y liso. Encima un sombrero de fique y de su cuello descolgaba un collar bordado por indígenas Kamsá, que tiene la figura de un tigre. Hoy espera la decisión de la Corte Suprema de Justicia, tras presentar un recurso de casación luego de que el Tribunal Superior de Popayán lo condenara a 18 años de prisión. Lo acusaron del delito de secuestro contra el cabo del Ejército Jairo Danilo Chaparral Santiago, porque el 14 de octubre de 2008 la Guardia Indígena los retuvo a él y a otros soldados que se infiltraron con armamento en la Minga de Resistencia Social y Comunitaria que se desarrolló ese año en el resguardo La María, en Piendamó (Cauca). El castigo fueron 20 latigazos. Y la justicia acusó a Valencia de ser el promotor de tal juicio. Ahora está hablando de posconflicto. En una tarima improvisada en la vereda Santa Lucía de este resguardo, frente a más de 800 comuneros. En su discurso comenta algunas salvedades que tienen los indígenas frente al proceso de paz entre el Gobierno y las Farc.